pexels-photo-101523

¿Le cuesta quedarse dormido o permanecer dormido durante toda la noche? ¿Se despierta sintiéndose cansado o somnoliento durante el día, aún si durmió lo suficiente? Si su respuesta es sí a cualquiera de estas preguntas, Usted puede tener problemas del sueño. Los tipos más comunes son:
Insomnio: dificultad para dormirse o mantenerse dormido
Apnea del sueño: interrupciones de la respiración durante el sueño
Síndrome de las piernas inquietas: una sensación de hormigueo o picazón en las piernas
Narcolepsia: “crisis de sueño” durante el día
Si bien los trastornos del sueño pueden afectar significativamente su salud, seguridad y bienestar, pueden ser tratados. Hable con su médico si presenta alguno de los siguientes signos de trastorno del sueño:
■ Demora constantemente más de 30 minutos para poder dormirse todas las noches.
■ Se despierta constantemente varias veces durante la noche y luego tiene dificultad para volver a dormirse, o se despierta muy temprano por la mañana.
■ Siente sueño con frecuencia durante el día, toma siestas frecuentes o se queda dormido en horarios inapropiados durante el día.
■ Su pareja le cuenta que, cuando usted duerme, ronca mucho, sopla, jadea, hace sonidos como si se estuviera asfixiando o deja de respirar por períodos cortos.
■ Tiene una sensación de hormigueo o cosquilleo desagradable en las piernas o los brazos que se alivia al moverlos o masajearlos, especialmente durante la noche y cuando intenta dormirse.
■ Su pareja nota que sus piernas o brazos se sacuden a menudo mientras duerme.
■ Tiene experiencias oníricas vívidas mientras se duerme o dormita.
■ Tiene episodios de debilidad muscular repentina cuando está enojado, tiene miedo o se ríe.
■ Tiene la sensación de no poder moverse apenas se despierta