supermarketshelf
  • Antes de comprar lea siempre la etiqueta de los alimentos
  • Identifique la fecha de vencimiento del producto. No compre alimentos vencidos o con fecha cercana a su vencimiento
  • Revise los ingredientes y aditivos que contienen los alimentos, en especial si usted tiene alguna alergia alimentaria
  • Una alimentación saludable se caracteriza por ser reducida en grasas trans, en grasas saturadas, en sodio (sal) y en azúcar. Toda esta información aparece en la etiqueta de los alimentos.

Por lo tanto, en cuanto a los nutrientes específicos detallados en la Información Nutricional:

GRASAS: le recomendamos preferir aquellos alimentos libres de grasas trans, y bajos en grasas saturadas. Y, por el contrario, entre productos similares, prefiera aquellos que tienen una mayor cantidad de grasa monoinsaturada y de omega 3.

HIDRATOS DE CARBONO DISPONIBLES: se refiere al total de hidratos de carbono menos la fibra dietética, y representan la mayor fuente de energía en la alimentación.

Se recomienda consumir una cantidad moderada de hidratos de carbono disponibles, limitando el consumo de aquellos alimentos con grandes cantidades de hidratos de carbono disponibles, como bebidas y jugos azucarados, algunos cereales para el desayuno para niños, dulces, golosinas, galletas y postres azucarados.

FIBRA: son hidratos de carbono complejos que no son digeridas por el cuerpo humano. Los alimentos con mayor cantidad de fibra son verduras, frutas y cereales integrales.

Se recomienda consumir más de 25 gramos diarios de fibra al día.

Lea las etiquetas, y entre alimentos similares, prefiera aquellos con mayor cantidad de fibra.

SODIO: La recomendación para una persona sana es NO consumir más de 2000 mg de sodio, o 5 gramos de sal, al día. En esta cantidad debe incluir el sodio presente en los alimentos en forma natural, el sodio agregado a los alimentos procesados, y finalmente el sodio que usted agrega al cocinar y aliñar sus ensaladas.

Entre los alimentos altos en sodio están: jamón, tocino, sopas enlatadas, queso, los productos procesados de queso, las cenas congeladas, la comida rápida y los condimentos elaborados, como ketchup, mostaza y salsa de soya.

Por ejemplo, una cucharada de salsa de soya contiene 1030 mg de sodio, y un cubito de caldo de pollo contiene 1152 mg de sodio, en ambos casos casi la mitad del consumo de sodio diario recomendado.

Al comprar estos alimentos, lea las etiquetas y prefiera aquellos con menos cantidad de sodio.