noticias-pescado-omega-01

Los pacientes de cáncer de colon que consumen unas cantidades más altas de ácidos grasos omega 3, sobre todo del pescado graso, podrían tener más probabilidades de sobrevivir, encuentra un estudio reciente.

El estudio de casi 1,700 adultos estadounidenses con cáncer de colon fue observacional, lo que significa que no puede probar causalidad. Pero sí pareció encontrar un beneficio a partir del saludable nutriente.

Un experto en cáncer de colon que revisó los nuevos hallazgos no se sorprendió.

“Hace mucho que sospechamos que la complementación con ácido graso omega 3 tiene beneficios para la salud”, afirmó el Dr. Jules Garbus, cirujano colorrectal del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York. “Este estudio comienza a mostrar una correlación entre una ‘vida saludable’ y la reducción de la mortalidad por el cáncer colorrectal”.

En el estudio, los pacientes que consumían al menos 0.3 gramos de ácidos grasos omega 3 a partir de pescado graso al día después de su diagnóstico de cáncer de colon tenían un 41 por ciento menos de probabilidades de morir de la enfermedad que los que consumían menos de 0.1 gramos al día, según el equipo de Chan.

La reducción en el riesgo se asoció con omega 3 tanto en la comida como en los complementos de aceite de pescado, pero pocos pacientes usaban esos complementos, anotaron los investigadores.

El estudio también encontró que aumentar la ingesta de omega 3 al menos en 0.15 gramos al día tras un diagnóstico de cáncer de colon se asoció con un riesgo de morir de la enfermedad un 70 por ciento más bajo, mientras que una reducción en la ingesta diaria se asoció con un riesgo un 10 por ciento más alto de morir de la enfermedad.

El riesgo de morir de todas las causas también fue un 13 por ciento más bajo entre los que aumentaron su ingesta de omega 3, pero un 21 por ciento más alto entre los que redujeron su ingesta, dijeron los investigadores.

Estudios similares sobre el aceite de pescado y la salud cardiaca al principio provocaron entusiasmo sobre el nutriente, hasta que investigaciones posteriores más rigurosas “acabaron con la idea de que el aceite de pescado era buena medicina para los pacientes del corazón”, apuntó.

“No está claro si [el estudio de Chan] cae en la misma trampa que estudios anteriores que encontraron asociaciones similares, pero que no aguantaron un escrutinio riguroso”, comentó Swaminath.

Pero “si esta asociación sí resulta ser verdad, será magnífico para los pacientes”, dijo. “Y veo pocas desventajas [además de los gastos de desembolso] en el hecho de adoptar esta estrategia”. El estudio aparece en la edición en línea del 19 de julio de la revista Gut.

María José Mackenna
 
Escrito por:
María José Mackenna