noticias-jovenes-obesos

Y ahora un estudio encuentra que esos procedimientos también pueden servir para ahorrar gastos en atención de la salud a lo largo del tiempo.

“Nuestro análisis indica que también puede ser rentable cuando se evalúa a lo largo de un periodo relativamente corto”, escribió un equipo dirigido por el Dr. Chin Hur, del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Según la información de respaldo del estudio, hasta un 6 por ciento de los jóvenes estadounidenses son gravemente obesos, y se anticipa que esa tasa aumente.

Los cambios en el estilo de vida (dieta y ejercicio) son el tratamiento de primera línea para esos adolescentes, pero ese método muchas veces no conduce a una pérdida de peso significativa y duradera, señalaron los investigadores. Así, la cirugía para perder peso (bariátrica) se considera cada vez más como una opción para esos adolescentes.

Pero las cirugías pueden ser costosas, y hay pocos datos sobre si esos gastos superan a los ahorros en los costos en el futuro.

Eso llevó a los autores de este estudio a comparar los costos de atención de la salud de 228 adolescentes con obesidad grave, con una edad promedio de 17 años, que se sometieron o no a una cirugía para perder peso.

Los investigadores calcularon que aunque la cirugía para perder peso no era rentable tres años tras el procedimiento, sí se podría hacer rentable a lo largo de cinco años.

“Se necesitan estudios a más largo plazo que sigan la calidad de vida, la pérdida de peso, la resolución de las comorbilidades (enfermedades) y los costos de atención de la salud para confirmar nuestros hallazgos”, añadieron los investigadores.

Por supuesto, también hay otros beneficios para los jóvenes, apuntaron los investigadores.

“Ahora, se realizan cirugías bariátricas a unos mil adolescentes al año”, según el equipo de Hur. “La cirugía bariátrica puede resultar en una pérdida de peso que cambia la vida, que no solo lleva a la resolución y prevención de las enfermedades, sino que permite también al paciente evitar el estigma, el bullying y el aislamiento que con frecuencia acompañan a la obesidad grave”.

El Dr. Mitchell Roslin, jefe de cirugía para la obesidad del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York comentó: “La cirugía bariátrica, si se realiza en adolescentes seleccionados de forma adecuada con hogares que funcionen, puede cambiar su vida entera. Hemos visto a niños excluidos en la escuela convertirse en deportistas universitarios. En nuestro programa preferimos realizar el tratamiento antes, a los 15 o 16, de forma que se puedan adaptar antes de ir a la universidad y vivir de forma independiente”.

El estudio aparece en la edición en línea del 26 de octubre de la revista JAMA Surgery.